Bullying - Situaciones del maltrato

Visita esta pagina :

http://www.anarperu.org/

O llama al 0 800 2 2210 si vives en el Perú, linea gratuita y confidencial a nivel nacional.

Montero Rosas 166, Barranco - Telefax: (511) 251-6845 Email: fundacionanar@anarperu.org


Se trata de la Fundacion Anar (AYUDA A NIÑOS Y ADOLESCENTES EN RIESGO)
Busca la Fundación Anar en tu pais.
En España: http://www.anar.org/

jueves, 29 de enero de 2009

Problemas a la hora de comer VI

Los niños inapetentes
Cuando un niño rechaza la comida, la preocupación más difundida es la relacionada con su salud. En realidad, es preciso distinguir entre la auténtica inapetencia y las simples y normales situaciones pasajeras, ante las que no se debe dramatizar para evitar el riesgo de "cargarlas" de una ansiedad excesiva, que podría crear problemas.Si tu hijo come poco y de mala gana, y tienes miedo de que no se desarrolle con normalidad, lo primero que tienes que hacer es consultar al pediatra, quien establecerá si tu hijo está creciendo adecuadamente de acuerdo con su edad.

La mayoría de las veces, los miedos de las nuevas madres relacionados con la alimentación de sus hijos han de reconsiderarse por varios motivos:
Es normal que el pequeño, alrededor del año y medio de edad, experimente una disminución del apetito debida a causas fisiológicas. El cuerpo del niño se haya en una fase de crecimiento vertiginoso entre los 0 y los 12 meses, mientras que de los 12 a los 24 meses tiende a estabilizarse.Como norma, el organismo humano, especialmente el de los niños, es capaz de autorregularse en la elección de los alimentos, para garantizarse el aporte calórico diario adecuado.
Muchos alimentos, dado que poseen un valor nutricional similar, son sustituibles entre ellos, por lo que los casos reales de carencias alimenticias graves son muy raros. Normalmente, los niños que no comen rechazan algunos alimentos y prefieren otros.Por otra parte, entre los 12 y los 18 meses, la dentición puede provocar molestias e inflamaciones. En consecuencia, es normal que el niño coma menos, simplemente porque la masticación le provoca un cierto sufrimiento. En este caso, puedes ayudar a tu hijo proponiéndole alimentos más fáciles de masticar hasta que supere la crisis.
Durante la comida, intenta evitar cualquier tipo de distracción (como poner la televisión).Resulta fundamental que tu hijo "viva" el momento de la comida en un clima sereno y no forzado. Esto no quiere decir que siempre debamos ofrecerle sus alimentos preferidos, sino que, en el caso de un rechazo, ha de tenerse la paciencia de alternar el alimento con otro plato, volviendo a proponer el plato descartado al cabo de unos días cocinado de otra manera. Los gustos de los niños cambian con facilidad.
Una estratagema consiste en presentar al pequeño, al comienzo de la comida o de la cena, lo que pretendemos que coma y que normalmente rechaza. El apetito podría animarlo a "conformarse" con lo que hay.Si los remilgos se concentran en las verduras, intenta darle las más dulces (zanahoria, patatas, espinacas), variando más adelante el tipo y la forma de prepararlas. Para acostumbrar al pequeño al sabor nuevo de las verduras, sobre todo las primeras veces, podría resultar útil preparar una salsa de zanahorias y de tomate. El color seguirá siendo rojo, pero de forma inconsciente el niño degustará, sin cambios drásticos, nuevos sabores.

http://www.aquimama.com/articoli/317.asp

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada