Bullying - Situaciones del maltrato

Visita esta pagina :

http://www.anarperu.org/

O llama al 0 800 2 2210 si vives en el Perú, linea gratuita y confidencial a nivel nacional.

Montero Rosas 166, Barranco - Telefax: (511) 251-6845 Email: fundacionanar@anarperu.org


Se trata de la Fundacion Anar (AYUDA A NIÑOS Y ADOLESCENTES EN RIESGO)
Busca la Fundación Anar en tu pais.
En España: http://www.anar.org/

miércoles, 14 de enero de 2009

Los chicos dedican poco tiempo al juego

No hay espacio para la libre creatividad: sobreabundancia de actividades y tareas pasivas.
Perdieron 12 horas de tiempo libre por semana a raíz de las múltiples actividades y de la influencia de la televisión.Niños más pasivos, menos ocurrentes e imaginativos. Chicos que juegan poco a las escondidas, a la mancha, a disfrazarse con la ropa de sus padres. Con esta descripción coinciden especialistas en desarrollo infantil, al advertir el poco tiempo que hoy los chicos dedican a disfrutar, sin obligaciones, del tiempo libre.

Una investigación realizada por el psicólogo David Elkind, especialista en desarrollo temprano de la Universidad de Tufts (EE.UU.), arrojó números impactantes. El estudio -publicado en su libro El poder del juego -, dice que en los últimos 20 años, los chicos perdieron 12 horas de tiempo libre por semana, incluyendo ocho horas de juego espontáneo y actividades al aire libre. Y en ese período se duplicó el tiempo dedicado a deportes organizados y se quintuplicaron los minutos disponibles para actividades pasivas, como mirar televisión. El fenómeno es mundial.

Surgió a partir de que en Inglaterra, una investigación de la Royal Comission Report concluyó que al agregar una hora de juego en el preescolar, los chicos obtenían mejores rendimientos escolares. Así, el juego en los niños se silenció. Y la consecuencia son chicos cansados y estresados.

Según la Conferencia Mundial de Salud Mental e Infantil, entre un 10 y 16% de los menores en los Estados Unidos son obesos y susceptibles de diabetes. Más de dos millones toman Ritalin (droga para el ADD), y más del 20% sufre algún problema de salud. En la Argentina, si bien no hay cifras, el fenómeno es parecido. Directores de colegios, pediatras y educadores ven con preocupación cómo llegan a las aulas o consultorios, generaciones de chicos cada vez más pasivos, menos creativos, con problemas de obesidad o trastornos alimentarios, que tienen menos creatividad a la hora de resolver problemas.

La visión de Elkind coincide con la teoría del pedagogo italiano Francesco Tonucci, para quien la utilidad educativa y didáctica de los deberes, que le quitan tiempo al juego, es casi nula y, a veces, contraproducente. Además, la falta de juego y el incremento de actividades programadas fuera del horario escolar y de horas académicas en los jardines de infantes y colegios (muchas veces en desmedro de minutos de recreación), no redundó en un mejoramiento académico.

Muy por el contrario. Alberto Berro, filósofo y director del colegio Pilgrims, de Béccar, disparó: "Existe una tendencia a contaminar el mundo infantil con el estrés del adulto. Los padres no transmitimos a nuestros hijos nuestras propias experiencias de juego de la infancia. La tendencia es llenar la agenda con actividades extraescolares".

Temor a la agenda vacía
Berro consideró que "hay un temor al vacío, a la agenda vacía. Sin embargo, es positivo que el chico tenga tiempo muerto, de no hacer nada, de aburrirse, porque desde el aburrimiento puede crear un juego que le permitirá desarrollar su imaginación. Habilidad clave para el proceso educativo".
Los pediatras confirman la hipótesis. "A mi consultorio vienen cada vez más preadolescentes cansados, desganados, mal alimentados, a las corridas. Están exigidos o saturados de hacer tantas actividades fuera del horario escolar", dijo el pediatra Eduardo Moreno Vivot, del Centro Médico Domingo Savio, de San Isidro. "Veo chicos apáticos, incapaces de divertirse solos, de imaginar historias, de jugar entre amigos a las escondidas, o a las cartas. Hoy todo se reduce a la PlayStation o la computadora", describió. La tecnología parece ser el virus letal. "El chat, los jueguitos de la PC, la tele, la play y los mensajes por celular arrastran a todos, adultos y niños, y desorganizan horarios lógicos y productivos en la casa", dijo Juan Martín Biedma, director de la Escuela Argentina Modelo, de Barrio Norte.

Algunos jardines de infantes y colegios comentan que sienten presión por parte de los padres para incorporar cada vez más horas académicas o actividades como computación, fútbol, inglés en su currículum. "Nuestro preescolar solía ser de jornada simple. Hace pocos años, tuvimos que convertirlo en doble turno, y agregar horas de inglés. Los chiquitos de cinco o seis años cada vez deben rendir exámenes más difíciles para ingresar en buenos colegios bilingües. Es absurdo", comentó preocupada Beba Valenzuela, directora del jardín de infantes Mothergoose (Madre Pata), de San Isidro.

Ofertas múltiples
"Hoy la escuela debe ofrecer todo: talleres de arte, música, deportes. No se piensa en las necesidades de cada chico en particular. Algunos pueden estar satisfechos con tantas ofertas pero a otros les viene bien ir a su casa y estar tranquilos", explicó María Teresa Mayochi, directora del colegio de Todos los Santos, de Villa Adelina. "Hoy cuesta invitar amigos de tus hijos a la casa porque nadie puede venir. No tienen tiempo", dijo Diana Oteiza, psicopedagoga y mamá. La premisa pareciera ser: dejar a los chicos ser niños. Y no convertirlos en adultos tan rápidamente. La psicopedagoga Natalia Montemarani, que trabaja en su consultorio con alumnos de colegios bilingües de doble jornada comentó: "Veo a muchos menores exigidos, que desfilan por psicopedagogas y maestras particulares, cuando en realidad una posible solución sería cambiarlos a colegios menos exigentes, de jornada simple. Hay que mirarlos y cuidarlos más", dijo Montemarani, del jardín Mothergoose. "Y dejarlos jugar sin tanto horario", agregaría Elkind.
Por Agustina Lanusse Para LA NACION

Qué pueden hacer los padres
Entre otras recomendaciones, el investigador David Elkind sugiere comprar pocos juguetes. Sólo los que estimulen la imaginación de los chicos. Evitar los juguetes electrónicos. Tener siempre presente que menos es más. Una casa no debería tener más de 20 juguetes. Evitar la carga excesiva de actividades. Enseñarles a los chicos a aprovechar el tiempo libre y darles materiales sencillos del hogar para explorar (ropa usada para jugar a los disfraces). Invitar amiguitos al hogar. Dejarlos jugar libremente. Estimular las actividades al aire libre. La naturaleza es una fuente inagotable de inspiración y asombro. Tratar de disminuir las horas de televisión. Dedicar tiempo a estar con los chicos en el hogar y proponer actividades para hacer en conjunto.

El principal consejo es estimular la imaginaciónRecomiendan más acciones creativasAnte el preocupante diagnóstico de David Elkind, una pregunta queda picando: ¿por qué es central que un chico juegue desplegando su propia iniciativa? Según advierte el especialista norteamericano, no hay nada como el juego libre y creativo para estimular la imaginación, la fantasía y la creatividad, habilidades que considera básicas para formar sujetos críticos, inteligentes y autónomos. "El juego es aquello que no estamos obligados a hacer.

Cuando un chico juega con un amigo utilizando su iniciativa personal puede desterrar talentos, intereses y pasiones", explicó el investigador de la Universidad de Tuffts. Y añadió: "Muchas veces, los chicos viven los deportes y actividades organizadas como nuevas obligaciones: madre e hijo deben correr para llegar a la clase de baile que se imparte en un determinado lugar, a una hora fijada. A veces estos «extras» pueden perder sus cualidades de juego".

Para Elkind, el juego de iniciativa personal es vital para el desarrollo de los chicos. Menciona, en ese sentido, algunos ejemplos típicos: un bebe de dos años subiendo y bajando escaleras (se estimula desarrollo motriz); niños de ocho años que juegan a las escondidas y van cambiando los límites de tiempo y espacio permitidos para la búsqueda (incentiva la imaginación). A través del juego, el chico además puede aprender conceptos formales de matemática. "Al jugar con bloques, el niño entiende que la misma sustancia puede tomar diferentes formas (incorpora el concepto de unidad)", señaló.

Pero más allá de que jugando el chico mejore sus conceptos lógicos o su lenguaje, para Elkind el juego es vital para la felicidad. Para la salud. Para el bienestar físico, emocional y espiritual. Nada más y nada menos. Entre otros consejos, recomienda acercar a los chicos juguetes que les estimulen la imaginación, estimular actividades al aire libre, invitar amiguitos a las casas y evitar la carga excesiva de actividades.

http://www.intramed.net/actualidad/not_1.asp?idNoticia=49581

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada