Bullying - Situaciones del maltrato

Visita esta pagina :

http://www.anarperu.org/

O llama al 0 800 2 2210 si vives en el Perú, linea gratuita y confidencial a nivel nacional.

Montero Rosas 166, Barranco - Telefax: (511) 251-6845 Email: fundacionanar@anarperu.org


Se trata de la Fundacion Anar (AYUDA A NIÑOS Y ADOLESCENTES EN RIESGO)
Busca la Fundación Anar en tu pais.
En España: http://www.anar.org/

sábado, 7 de marzo de 2009

El Divorcio y lo que implica III

¿El padre separado o divorciado es menos padre?
Padres divorciados separados de sus hijos, un drama contemporáneo
LUIS MARIA ASSANEO discrepa con otras posiciones y asegura que “es un mito que se ha armado alrededor de esto, de que los padres son más padres cuando están casados y conviven con sus hijos” .Y hasta pone en duda la palabra duelo:
El duelo es duelo cuando tenemos un objeto perdido, pero con el divorcio los hijos no se pierden, el ví­nculo sigue estando aunque no en las mismas condiciones, pero en muchos casos ese ví­nculo mejora.

En realidad la sensación de soledad casi radical en la que ha quedado sumido un padre es porque se le revela su propia castración, la reafirmación de que todo no se puede, aunque la ciencia nos diga que sí­.

Por otra parte, y con relación al ví­nculo nuevo que se establece entre padre separado e hijo, una cosa es la cantidad y otra es la calidad; un padre conviviente puede estar absolutamente presente, y hasta ser asfixiante, y el vinculo puede ser rudimentario, débil, y un padre puede ser que por trabajo o porque se separó de la madre no están siempre presente en forma fí­sica, sin embargo está presente en toda la actividad de la familia.
Pero en esto no solo tiene que ver cómo el padre ejerza esa función, también es muy importante la actitud de la madre, ya que desde el psicoanálisis, el padre es un decir de la madre, es una internalizacion psíquica a partir de que la madre lo nombra y le dice a los hijos, ése es papá”.
En s챠ntesis, muchos padres se quejan con dolor y melancolía de cómo se trastoca la relación con sus hijos luego de la separación de pareja, y a la vez acusan a quien se queda con la custodia de ellos, de hacer y deshacer a su antojo sin considerarlos.

Nos queda sólo la esperanza de que cada ex pareja de mamá y papá separados se alíen en busca de un bien mayor, por los niños y por ellos mismos, sin necesidad de jueces ni abogados, recordando que alguna vez se amaron y que esos niños son el fruto de ese amor, para que las funciones materna y paterna se sigan cumpliendo sin obstrucciones, pese a todo, y que Mrs. Doubtfire se convierta en apenas una pelí­cula que vive sólo en la memoria insistente de los ciné
filos.

http://www.enplenitud.com/nota.asp?id=8550&uid=13375523&env=35

Los hijos del divorcio
En los años sesenta, cuando los hippies y el amor libre eran centro de las tapas de los diarios y revistas de actualidad, padres y psicólogos estaban convencidos de que las consecuencias del divorcio en los chicos eran absolutamente menores frente a las que tendría la prolongación de un matrimonio mal avenido. Hoy, distintas investigaciones parecen indicar que la separación de los padres puede tener efectos más profundos y duraderos de lo que se creía. Los trabajos, sin embargo, presentan flancos débiles.

¿El divorcio deja secuelas en los chicos?
Solamente algún distraído podría afirmar taxativamente que no. Es que los padres, en general, dejan secuelas en los hijos, se divorcien o no.
Esta es una de las respuestas posibles al trabajo de Judith Wallerstein, psicóloga estadounidense que dedic처 su vida a estudiar los efectos del divorcio en los hijos y cuyo libro, El legado inesperado del divorcio, un estudio de 25 años, plantea la provocativa tesis de que esa decisión de los padres puede tener efectos duraderos e indeseados en los hijos.
Wallerstein siguió durante dos décadas y media a un grupo acotado de 60 matrimonios divorciados, entrevistándose periódicamente con ellos y con sus chicos, y llegó a la conclusión de que, lejos de ser una crisis pasajera, el divorcio produce una multiplicidad de cambios negativos no sólo en la niñez y la adolescencia, sino también en la adultez.
Según Wallerstein, el axioma de que los chicos sufren, pero se adaptan, tan en boga durante la última parte del siglo, es básicamente falso.
Entre las secuelas del divorcio, la psicóloga encontró, por ejemplo, que los hijos de parejas separadas se casan menos (40 por ciento en el grupo estudiado, contra más del 80 por ciento en la población general de la misma edad), que buscan el amor en lugares equivocados y cometen errores en la elección de sus propias parejas.

Una decisión difícil
Sin embargo, como suele ocurrir en todo lo que tenga que ver con los afectos y las emociones, la ecuación no es tan simple como podría parecer. Los chicos, más que los hechos, perciben la atmósfera emocional que los rodea. Detectan rápidamente cualquier falsedad y les produce inquietud e incomodidad. Aunque los chicos probablemente mantendrán durante años la fantasía de que los padres volverán a juntarse, si perciben que los padres son felices en una nueva situación recordar찼n el dolor de la separación como un episodio pasado, coinciden expertos argentinos.
Otros opinan que, en el fondo, todo hijo es un hijo adoptivo. Aunque los lazos de consanguinidad no se rompen, la función parental s처lo es efectiva cuando los padres se hacen cargo emocionalmente de sus hijos; si no, ni las leyes ni la biología pueden llenar ese vacío.
Lo importante, parece, es que los chicos puedan expresar el dolor o la angustia que les provoca la separación de sus padres, y que 챕stos aprendan a decodificar las llamadas de auxilio de sus hijos: hay momentos en que un ataque de rabia no es enojo sino dolor, afirma.

Cómo encararlo
Otros psicoanalistas creen que todo divorcio es un desastre. ¿Pero quién está en condiciones de evaluar si esa pérdida es mayor o menor que la que implica un matrimonio infeliz? Lo que está en juego en una separación es una elección entre lo malo y lo peor. Y una apuesta. Porque, sea en una pareja o en un divorcio, garantías nunca hay. De lo que se trata, en todo caso, es de donde se encuentran condiciones para generar y sostener expectativas de algo bueno o algo mejor.
En una separación sufren todos: los padres, los hijos, los abuelos y hasta los amigos. El grado de sufrimiento de cada uno, las características, envergadura y duración de los efectos, los modos de procesarlos y, eventualmente superarlos, no es algo que pueda generalizarse y depende de una multiplicidad de factores, individuales y del contexto familiar y social, que ningún estudio estad챠stico simplificado y mucho más que discutible, puede cuantificar.
Por otro lado, el matrimonio monógamo y para toda la vida, es una institución cultural, una convención cuya valoración cambia con los tiempos. La pareja, el amor, la familia, los hijos, no fueron siempre como se conocen hoy, ni así serán mañana. Se tiende a naturalizar lo conocido y a evaluar todo cambio como un desvío impropio, cuando en realidad es, siempre, otra manera de enfrentarse a la incertidumbre de vivir.
Más allá de las diferencias de posturas, lo que ya casi nadie discute es que resulta difícil garantizar desde el vamos la permanencia de un matrimonio. La historia de Graciela, 31, es un caso que puede servir de ejemplo: estuvo casada durante un año y medio, y finalmente se divorcio. Con una hija de dos años, confiesa que a pesar de que conocía a su marido desde los catorce, a partir de la vida en común las cosas cambiaron.
“Mientras éramos novios todo estaba bien. Pero el día que tuvimos que luchar para salir adelante, pagar las cuentas, conseguir trabajo, me di cuenta que a él le faltaba decisión. Todo recaía sobre mis hombros: yo era la que trabajaba, la que resolvía los problemas... A Jorge se le ocurrió que estaba frustrado, que quería realizarse... Al final todo se derrumbó y decidimos divorciarnos”, cuenta.

Consejos
Pero en los matrimonios con hijos, el divorcio no es un mero trámite, porque plantea una serie de interrogantes acerca de los más pequeños que habrá que responder adecuadamente. En ese sentido, los psicoterapeutas ofrecen algunos consejos para reducir el daño:
a) No eludir la verdad. Los chicos son muy perceptivos, comprenderán que existen problemas y reaccionarían dudando de los padres. b) Evitar las discusiones violentas. c) Explicar a los hijos que el hecho de que el divorcio no significa que ellos serán adandonados. d) Hacerles sentir que, aunque el matrimonio no resulte, se está feliz de haberlo intentado porque de esa unión nacieron ellos. e) Si la situación no puede manejarse adecuadamente, buscar ayuda profesional o en grupos de padres que hayan pasado por el mismo trance.

Copyright Bibliomed
http://www.buenasalud.com/lib/ShowDoc.cfm?LibDocID=3440&LibCatID=5&fromhome=yes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada